Con fraterno Amor genuinamente paraguayo

hoy quisiera saludarle

a los emigrantes paraguayos,

a los que se llenaron de coraje

para emprender el vuelo.

LLenos de Sueños han partido

confiados e ilusionados,

buscando un futuro mejor que en el Paraguay no encontraron

Padres, Madres e hijos a diario lloran desconsolados

por la amargura y por orfandad.

El dolor y la soledad en varios hogares se han quedado

por la partida de un ser querido.

En las manos de Dios estamos todos los seres humanos

especialmente sean bendecidos los emigrantes paraguayos.